Menu

Conversación con Alberto Padilla, autor de El Continente Dormido Featured

IMG 1985

Era su cabello blanco, desde hace 20 años, siendo muy joven, lo que le daba un aspecto de sobriedad y seriedad al mismo tiempo a Alberto Padilla, en sus apariciones en el noticiero del canal 28, ahora RTVNL.

 

Luego, una maravillosa oportunidad de trabajo le abrió las puertas para colaborar en el canal noticioso CNN en español, los mismos años que literalmente le brindaron oportunidad de progresar laboralmente, permitiéndole colarse como interlocutor y entrevistador, con los mayores estadistas y  jefes de estado, con quienes conversó con regularidad.

Esa experiencia ahora se traduce en su primer libro, El Continente Dormido, una salida al sopor de América Latina, publicado en la colección Debate de Random House Mondadori y con prólogos del ex presidente costarricense Oscar Arias Sánchez y del hermano del nobel Álvaro Vargas Llosa.

Alberto reconoce haberse quedado corto con sus pronósticos finales sobre las elecciones en los Estados Unidos de América: Si gana Trump, creo que no será el mejor período presidencial de Estados Unidos, un presidente poco inteligente-ya que el país ha tenido de esos…_, pero tampoco creo que vaya a ser tan catastrófico como sus críticos pronostican. No porque no vaya a intentarlo, sino porque no lo van a dejar.

Eso sí; no podrá cumplir con ninguna de sus principales promesas de campaña, que serían las que en principio lo habrían hecho llegar a la presidencia, pues desde su inicio fueron imposibles: no construirá ninguna cerca fronteriza, ni siquiera la comenzará. No podrá prohibir la entrada a los musulmanes. No podrá deportar a los millones de indocumentados dentro del país ni siquiera comenzará a hacerlo. No podrá torturar a los terroristas internacionales y mucho menos a sus familias.

Puntualiza además en el libro sobre las conductas económicas: -La hipótesis central del libro que me propongo es que casi todos los países latinoamericanos necesitan diversificar sus economías y liberarse del abrazo de oso de las commodities.

Al derribar las barreras comerciales y apostar por la apertura, México inició un proceso virtuoso. El fenómeno esta estudiado y las conclusiones son claras: la liberalización del comercio es el camino indicado para que un país pueda crecer.

Padilla en su asiento, con su tono de voz norestense, le da un trago a su café. Observa con atención en su entorno y se vuelve más franco.

El NAFTA ha sacado de la pobreza a millones y millones de mexicanos. No a todos, claro. Pero la prosperidad permite pensar en medidas que beneficien y ayuden a los que quedaron rezagados. En efecto, la tan demonizada desigualdad de ingresos, que existe en México como en el resto del mundo, no es un problema si existe igualdad de las oportunidades, el pobre puede dejar de serlo, si así se lo propone. Pero para que las oportunidades existan deben haber un sistema económico que garantice su sostenibilidad en el tiempo. América Latina ha mantenido durante décadas (y aún mantiene) la falacia de que los ricos son ricos a costa de los pobres y eso es un análisis muy deficiente; empíricamente comprobamos que, con el progreso de las sociedades y el aumento de riqueza, hay ricos que son ex pobres; que son el resultado de políticas decididas orientadas a la apertura.

Esas son las bases fundamentales en El Continente Dormido. Alberto Padilla acomoda un poco su cabello con sus dedos como si fueran un peine. La tarde comienza a pardear en San Pedro. Se cuelga el sonido de un piano suave. Le da otro trago a su café ya casi extinto. Sonríe.

América Latina es un continente dormido. Alberto Padilla es quien en su libro ejerce la señal de alarma para despertarlo y hacerlo competitivo, justo. 

Last modified onLunes, 20 Febrero 2017 18:11
back to top