Menu

Jamás, nadie de Beatriz Rivas. Featured

image

¿Por qué el título del libro, Jamás, nadie? y ¿Cuál es su significado?

R= Es un libro sobre migración y sobre intolerancia, entonces de pronto mientras hacía el libro, me llegó esta frase que el personaje se hace y que dice, bueno, Jamás, nadie, va a poder entender, lo que él pasó, Jamás nadie va a poder entender la intolerancia, Jamás nadie va a poder entender los prejuicios, es un libro sobre los migrantes que emigran a fuerza, que emigran porque en su país no hay condiciones políticas, económicas o sociales para poder vivir como ellos quisieran vivir, que emigran porque sus hijos se mueren de hambre, que tienen que salir a fuerza. No son vacaciones y que llegan a otros países a buscar fortuna y son rechazados, siempre he dicho que nos quejamos mucho de cómo tratan a nuestros paisanos en los Estados Unidos y efectivamente nos debemos de quejar, pero no nos fijamos como nosotros también tratamos a los migrantes que la mayoría pasan por México, que no se vienen a quedar, pero cuántos sudamericanos en su camino hacia Estados Unidos no los tratamos muy mal, muchas veces los asesinamos.

 

Todos estos cubanos, haitianos que últimamente han tratado de llegar a Estados Unidos se quedan detenidos en la frontera mexicana y los tenemos en unas condiciones horrorosas, somos muy buenos para criticar y quienes nos tratan mal y no nos damos cuenta. Y que nosotros también somos intolerantes, también tenemos prejuicios, también le tenemos miedo a lo distinto, a lo extranjero a lo otro.

¿Por qué escogió la masacre en Torreón, un hecho histórico, para la creación de su novela?

Pues no fue a propósito, pues yo en algún periódico, no sé cuánto hace tiempo vi que había una exposición sobre esta masacre en el museo de la tolerancia en la ciudad de México. Lamentablemente cuando vi la nota ya habían quitado la exposición y me dio mucha curiosidad porque yo no sabía de esto.

¿Fue silenciado este hecho?

Pues sí, aparentemente. Si uno pregunta, hay muy poca gente que sabe que esto pasó en México y cuando les cuento se indigna, pero pasó. Entonces me quedó ese foco prendido. En ese momento no pensé en escribir una novela, pero me dije, qué interesante.

Fui al museo a ver si habían hecho un catálogo, no tenían mayor información y yo siempre en las mañanas siempre desayuno leyendo los periódicos, bueno hojeándolos,  digamos para no presumir, por lo menos para darme una embarrada de noticias y me di cuenta durante como 15 días a diario hay una noticia sobre migrantes muertos, migrantes ahogados o que ya estaban cerrando las fronteras o que ya estaban poniendo muros o vallas entre Turquía y no sé dónde, todo lo de Siria, todas las fotos de niños muertos, es un tema, bueno migrantes siempre ha habido siempre, y de pronto me dije esto es algo que sigue existiendo, este rechazo a los migrantes en todo el mundo y se me volvió  a prender el foquito y bueno por qué no hago una novela que con la excusa de esta masacre hable de la intolerancia y del odio y del difícil drama que viven los migrantes pero no sólo en esta época sino de todos los días. Yo casi les garantizo que si en esta semana abrimos los periódicos van a ver noticias. Hasta esta semana pasada hubo noticias en Alemania y el partido neonazi consiguió muchos escaños en el parlamento,

¿Qué es lo que proponen? Que no haya migrantes, que no los dejen construir una mezquita más en Alemania. Es un tema muy actual y quise unirlo a este título vergonzoso de nuestra historia.

¿Cómo fue su proceso creativo para esta obra?

Mucha investigación al mismo tiempo la investigación histórica de todo lo que había pasado en Torreón, la investigación además si mi personaje iba a ser chino yo tenía que investigar de China, pero de China además de esa época, 1880 hasta 1907 que salen los familiares de mi personaje. Afortunadamente tuve la oportunidad de ir a China y de tomar fotografías de los lugares de probar la comida que realmente es China en China. Me llevó mucho tiempo esto y después me encontré con un afortunado libro que escribió, Julián Herbert que cuando lo vi, casi me muero del horror porque yo ya llevaba mucho adelanto en mi novela. Yo pensaba que lo de Julián era una novela, entonces yo no iba a salir después de lo de Julián con mi novela casi con el mismo tema. Iba a llegar a mi casa a tirar todo, pero afortunadamente la novela de Julián no es novela es un ensayo ficción, no sé cómo calificarlo, pero tiene una valiosísima información que me ayudó a llenar muchos huecos que yo tenía en mi investigación. La leí mucho. Hay un archivo en la Universidad de Arizona, pero no hay mucho, como que está medio oculto. Entonces ya que tuve mucho de la investigación empecé a imaginar y a crear a mis personajes porque esta novela está narrada a dos voces. La de un superviviente de esta masacre en Torreón que es un chavo de 15 años obviamente chino de Cantón y la de su hija, una hija que no acaba de entender bien por qué su padre rechaza lo chino, nunca habla en chino, no quiere que se coma comida china. Su padre hubiera dado lo que fuera para que no hija no tuviera los ojos rasgados como los chinos porque le quiere evitar todo el sufrimiento que él tuvo. Sabe que ser chino en México es igual a ser rechazado a ser hasta asesinado.

¿Cuánto duró este proceso?

Duró más o menos año y medio.

Siglo XXI, se siguen presentando situaciones de racismo, rechazo, xenofobia, ¿A qué se deberá?

Yo creo que es condición humana yo creo que el ser humano por naturaleza ve con reticencia y con precaución lo distinto, lo diferente, lo extraño, lo extranjero. El problema es que no hemos sabido solucionarlo. Yo supongo que desde el hombre es hombre ya había sociedades primitivas cuando se encontraban con otras sociedades primitivas con un lenguaje diferente, con un color de piel distinto y costumbres distintas, lo primero que te sale es, rechazarlo y ya después vas conociendo. Uno mismo en los viajes nos cuesta acostumbrarnos a los sabores diferentes, a la gente diferente, yo sí creo que nuestra condición humana es un poco la intolerancia, el rechazo, el miedo porque es algo que tenemos que poder superar.

¿La globalización no ha ayudado en mucho a derribar estas barreras?

Pues lamentablemente no. Uno pensaría que tendríamos que llegar a eso, pero no. Hubo un gran proceso de globalización y otra vez están empezando las separaciones. Lo ve uno ahora por ejemplo en Europa. Todo tendría a que la comunidad europea uniera a Europa, pero no y de pronto ya se están empezando a salir los países. De hecho, estos neonazis en Alemania también lo que quieren es salirse de la unión económica europea. Marine Le Pen que afortunadamente no ganó en Francia también de ultraderechas, obviamente xenofóbica, también que no quiere migrantes, también quiere salirse de la Unión Europea. A veces se regresa a lo seguro a lo conocido y al rechazo a lo distinto. Que lamentablemente si fuera así pues yo lo rechazo, pero lleva a asesinatos.

¿Se debe enterrar el pasado? Es una pregunta que se hace un personaje en el libro

Yo creo que no porque si no, yo no estuviera escribiendo esta novela. Yo creo que hay que desenterrar el pasado para decir bueno si voy a construir algo tengo que hacerlo a partir de lo que ya existe para bien o para mal. Entonces si no desenterramos el pasado también para eso también sirve la literatura. No podemos construir, no podemos darnos cuenta cuáles son nuestros errores, cuáles son nuestros problemas como seres humanos y como sociedad.

¿Es justificable la razón del presidente de Estados Unidos de regresar a los migrantes a su país de origen?

Yo creo que es absolutamente injustificable e injusto. Porque además ni siquiera les conviene a ellos. Si el día de mañana pudieran desaparecer, así con una varita mágica, Trump a todos los mexicanos, latinoamericanos, Estados Unidos se caería. Es injusto, aparte de injusto, generaliza que todos los mexicanos son flojos, que todos los mexicanos somos rateros porque además, la gente que trabaja con mexicanos, reconoce que somos grandes trabajadores. Es una fuerza de trabajo muy importante para Estados Unidos. Si no hay trabajo en los Estos Unidos los mexicanos ya no tendrían por qué ir. No tienes porqué arriesgarte a cruzar una frontera en un país en donde no vas a encontrar trabajo, que vas a morirte de hambre más que en tu país. Es indignante, injustificable y ridículo todo lo que venga de Trump. Ya es como el gran payaso de la escena mundial. Lamentablemente un payaso que puede hacer mucho daño y está haciendo mucho daño sobre todo a sus propios ciudadanos, a los propios estadounidenses.

¿Qué le diría a manera de invitación a sus lectores que se pudieran acercar a su obra?

Les recomiendo Jamás, nadie, porque es un libro duro sobre todo al principio porque empieza justamente con la escena de la masacre en Torreón, pero es un libro al mismo tiempo profundamente tierno porque es un libro que poco a poco va reconciliando. Y es un libro también que nos enseña que hay prejuicios, que nos pone frente al espejo. Yo creo que uno como persona de repente ha pensado eso. Porque es imposible que nunca hayamos pensado de pronto en ver con desprecio a alguien o sentirnos superiores a alguien más solo por la manera de pensar, sólo por el color de piel o sólo por el color de los ojos. Yo creo que si bien es un libro duro es un libro del que se puede aprender mucho. Es un libro que ayuda a enfrentarnos a nuestros propios fantasmas, a nuestros propios miedos y que acaba siendo un libro de reconciliación y de esperanza.

Last modified onViernes, 13 Octubre 2017 12:58
back to top