Menu

Una Machaca calurosa

El suelo es un comal ardiendo, calienta tanto la suela del zapato que llega a la planta del pie, la sensación de calor más alta era cuando el reloj marcaba las 3 de la tarde, para esa hora más de una docena de bandas han desfilado ya por los distintos escenarios del festival Machaca; el cartel de esta edición 2019 cambió de dirección, si antes se inclinaba por un line up más encaminado a bandas de rock en español, en esta ocasión la premisa fue los ritmos de moda, como Bad Bunny o la nostalgia, Alejandra Guzmán.

No había nada más preciado en algunos momentos que la sombra de un árbol, algunas nubes generosas cubrían el sol de vez en vez, como un regalo divino para la muchedumbre que desde temprana hora se trasladaba de un escenario a otro, las filas de agua en los pocos bebederos que hay en el parque son más largas conforme avanzaba la tarde, una botella de agua de 500 ml tenía el precio de 40 pesos, en una tarde regiomontana con las temperaturas tan elevadas, beber agua para no sufrir deshidratación o aminorar el golpe de calor salía un ojo de la cara, no en todos los puestos la vendían y como cada año era más fácil comprar cerveza que el vital líquido.

Los guardias de seguridad con el rostro rojizo y acalorado, resguardaban los escenarios, afectados por el calor, que se aliviaba un poco cuando les entregaban una torta y un refresco, Rey Pila y luego Camilo Séptimo en los escenarios principales, ofrecen actuaciones modestas, sin mucho que aportar al anecdotario, en otro escenario Diamante Eléctrico con una cantidad mínima de público le daba con pasión a los instrumentos

Metric

El reloj marcaba las 4:40 de la tarde y las nubes tapizaron el cielo regiomontano, el calor cesó un poco, una ligera y fugaz llovizna refrescó por momentos la tarde, no lo suficiente ya que momentos después un calor playero y húmedo dejaba sentir su peso; Metric en el escenario principal, su vocalista, Emily Haines ya sea al micrófono, en los sintetizadores o tocando la guitarra, derrochó energía y se comió el escenario, dejando un grato sabor de boca.

El turno de los Ángeles Azules, que una y otra vez aparecen en festivales como el Machaca, sigue funcionando para los organizadores ya que la gente no exige mucho a los de Iztapalapa, les celebra todo, el show fue más de lo mismo, lugares comunes, tocaron los mismos temas de siempre, terminó su turno y se fueron del escenario.

Jumbo

Jumbo en el escenario Machaca, su actualidad, sus temas pero en formato acústico, acompañado por violines y un cello, un trombón, una trompeta y dos coristas, se esmeraron en la estructura de su show, pero este fue irregular, los temas más recientes no fueron tan apoyados por la gente y algunos invitados no tuvieron la suficiente fuerza para impulsar el show, el Chetes desafinó en su participación y Tony True estuvo demasiado parco, desangelado, no aportó, la cosa mejoró con Jay de la Cueva, Sánchez de Los Claxóns y Eddie ex Jumbo.

Alejandra Guzmán en el escenario principal, su inclusión en el cartel sorprendió, pero no así la respuesta del público, por años sus canciones tuvieron detrás toda la maquinaria de Televisa y recibieron rotación en estaciones de radio, revistas o videos, muchos de los que ahora coreaban sus temas recibieron la estafeta de sus padres, principales ¨víctimas¨ de los productos musicales que empaquetaban y firmaban Luis de Llano o Raúl Velasco.

Hombres o mujeres corearon todas y cada una de las canciones que interpretó Alejandra y hasta adelante pegados a la valla estaban sus fans más aguerridos, esos que portaban camisas o gorras con la leyenda de ¨Team Guzmán¨, que entre gritos de histeria, llanto y miradas de incredulidad la tocaban cuando Guzmán bajó del escenario a cantar parte de una canción.

Y mientras Jumbo en el otro escenario covereaba una canción de Limite, Alejandra incluyó en su set un cover a Charly Garcia y otro a Calamaro, cuando llegó el turno de interpretar ¨Hacer el amor con otro¨, el coro fue total, hombres y mujeres se desgarraban las vestiduras entonando el tema con el mismo fervor que cantan el himno nacional en los mundiales de futbol, ¡cuanto daño nos has hecho Televisa!

La noche cae en el parque fundidora, el calor y la humedad se reducen un poco, es el punto álgido del festival, los artistas denominados como estelares están a punto de salir, ya la gente invade los escenarios principales formado un cuello de botella, complicando los traslados, algunos descansan tirados en el pasto, otros se toman fotos, otros comen y algunos más hacen fila en los stands de los patrocinadores.

Jaguares

El reencuentro de Jaguares no causa tumultos ni aglomeraciones, con facilidad puedes llegar casi el frente del escenario, ver a Jaguares es como ver un equipo de futbol en el cual su estrella principal ya tuvo sus mejores años, sus fans son aguerridos, van a apoyar, no reparan en la calidad del show o si Saúl ya no canta, ellos son como las barras futboleras, lo que pase en el machaca o con las otras bandas no importan, ellos le van a Jaguares.

Sus fans se identifican con playeras de la banda, cantan sus canciones con pasión y a grito tendido, conocen todos los temas y ven a Saúl como su objeto máximo de adoración, de Jaguares ya vimos lo mejor, si es que alguna vez lo vimos, este es un ejercicio de nostalgia, que solo sus fans más acérrimos disfrutaron.

Gwen Stefani ofreció un show dinámico, variado y sobre todo que complació a sus fans, ella es carismática, tuvo mucha comunicación con la gente, la producción de gran calidad, con músicos de buen nivel y los bailarines que en todo momento contribuían a que el show estuviera al máximo de energía, despertó a algunos que ya se veían molidos por el trajín del día o por la alta cantidad de cerveza ingerida, It´s My Life, Don´t Speak, Hey Baby, temas que complacieron a la gente y le dejaron satisfecha.

Bad Bunny es la actualidad de la música popular de la mano del reggaetón, que con su éxito comercial ya de varios años y el arrastre que tiene con las masas ha parado las antenas de los organizadores de festivales, saben que reditúan económicamente y al menos en este año 3 de los 4 festivales que se realizan en la ciudad tienen o tuvieron a un exponente en sus principales ofertas musicales.

Bad Bunny hizo lo suyo y el público enloqueció con ¨Mia¨ y ¨Chambea¨, entre otros temas, no fue difícil lograrlo, estaban entregados desde antes, El Cartel de Santa después y en otro escenario Ska-P hacía lo mismo, una edición más del Machaca, calurosa y que en términos económicos y de asistencia fue un éxito, musicalmente sin muchas novedades la mayoría de los sets se han visto ya en más de una ocasión en la ciudad; resaltar el tema del difícil y caro acceso al agua, vital para estos climas, de un calor inclemente, quien diría en años atrás que beber agua en un evento sería tan caro, como si estuviéramos en una película de ciencia ficción o apocalíptica.

Last modified onMartes, 25 Junio 2019 14:48

Media

back to top